El agua que gasta la mina en una hora, la consume una familia en 20 años

21 Feb 2007, Western Levels, South Africa --- TauTona gold miners (L) Martin Mohatakedi Mokoana, Moses Jambata Sonke, Caswell Mkhokeli Vanya Anale, Xolani Tyhafu Sonwaba work at chipping away an under twin in a 4M tunnel, 2.8 kilometers (1 3/4 miles) below the earth surface, one of the furthest parts of the world's deepest gold mine. After traveling below ground shoulder-to-shoulder in three, 1 story elevators, the 150 miners travel by locomotive to their respective mine shafts. They then off-load and hike the rest of the way to climate controlled areas where they will work 8 hour shifts, 3 hours of which are break and travel. If not for massive air coolers, the workers would be digging in 130 degree Fahrenheit conditions, instead of a humid 85. --- Image by © Tom Fox/Dallas Morning News/Corbis

Por. Francisco Real

Para iniciar un debate sobre las técnicas de explotación minera en nuestro país debemos iniciar afirmando que los procesos, tanto modernos como antiguos, para este tipo de prácticas incluyen procedimientos para tratar metales como el mercurio, cianuro, sulfatos que se desprenden de los procesos de extracción. Gran parte de estos materiales son producidos por la ruptura de las grandes masas de rocas subterránea, que al exponerse al oxigeno llegan a una oxidación perfecta para convertirse en un coctel mortal, tanto para la fauna, la flora y en especial para el ser humano, que es el afectado directo de estas prácticas.

Estos efectos tóxicos dependerán de las características de cada contaminante y de su concentración, que en el caso de la minería a cielo abierto es muy elevada, debido a la gran cantidad de material que se tiene que extraer para dicha práctica.

Tomando en cuenta que no existe total responsabilidad con este tipo de actividad que realizan las transnacionales, sumémosle que en nuestro querido país no existen políticas, ni estatales ni grupales acerca de este tema, las escasas prácticas ambientales en nuestro país nos han llevado a cometer un sin número de errores.

Deberíamos ser más conscientes de que, sin un plan de manejo de desechos adecuado para este tipo de prácticas, estaremos expuestos cada día más a repercusiones irreversibles.

Adicionémosle a estos pequeños problemas el mayor de los males: para este tipo de prácticas es necesario grandes cantidades de agua, y una deforestación indiscriminada, la actividad minera no permite ningún árbol en pie, la tala debe ser rasa, es decir, dejar la montaña en pura tierra para luego empezar a escarbar y a sacar la roca que contiene el oro.

Se necesita una tonelada y media, o más, de roca para poder sacar un gramo de oro. Para sacar un kilo tienen que moler y licuar grandes cantidades de material con millones de litros agua cianurada, porque el cianuro actúa como un imán que atrae las microscópicas partículas de oro. Una mina que extrae oro y otros metales mediante este procedimiento, que se llama de lixiviación, requiere una cantidad de agua tal, que el agua que gasta la mina en una hora es el agua que consume una familia campesina en 20 años. Para lograr reunir esa cantidad de agua, lo que hace la empresa es comprar las fincas alrededor de la mina para que nadie los acuse y desviar las quebradas para juntarlas, lo que a todas luces es prohibido. Y el agua contaminada con residuos de cianuro, que ya no se necesita, va a dar a grandes lagunas donde sigue envenenando a cuanto animalito tome de ellas. La empresa, lo que hace a veces es poner unos letreros de advertencia, pero como ni los pájaros ni los animales saben leer, la muerte y la destrucción continúan.

Está por demás demostrado, y las comunidades afectadas de todo el mundo bien lo pueden atestiguar, que la minería es una actividad a corto plazo pero con efectos destructivos a largo plazo, extendidos y generalmente irreversibles. Uno de los efectos es la contribución al cambio climático, tanto a través de la deforestación que generalmente conlleva esta actividad -como ya lo está sufriendo porque requiere de una gran cantidad de energía para su ejecución, proveniente en general de la quema de combustibles fósiles (carbón, gas o diesel), cuyas emisiones son responsables del cambio climático.

No terminemos este análisis sin hacer conciencia de que los únicos culpables de los sin numero de problemas ambientales que nos aquejan son nuestros propios gobernantes, ya que gracias a las firmas que ellos impregnan en documentos mal llamados contratos de servicios, nos están condenando día a día a vivir en un país que solo servirá de basurero, después de toda la contaminación que nunca se podrá subsanar, peor recuperar.

Las mineras en México enriquecen a empresarios; contaminan sin freno el medio ambiente y mantos freáticos; acaparan los recursos hídricos y omiten el pago de impuestos. Grupo México, Goldcorp, Arcelor Mittal México, Primero Mining Corporation y Pondercel son las empresas que más agua acaparan en el país.REPDA-y-minería2_logo2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *