Soberanía, División de poderes, Supremacía de la Ley y Democracia

El Decreto constitucional para la libertad de la América mexicana mejor conocido como Constitución de Apatzingán se decretó el 22 de octubre de 1814 es un documento clave en la historia del constitucionalismo mexicano que emergió en plena guerra de Independencia como sustento e ideología institucional de la lucha armada insurgente.

Donde se expresa ya de forma rotunda el nombre de México como nación organizada e independiente, y se manifiesta el deseo de justicia, igualdad social y gobierno regido por principios y equilibrador de las inequidades existentes. Y cuyos principios rectores son: Soberanía, División de poderes, supremacía de la ley y democracia.